Entrevista a Derald Brackmann, otoneurocirujano (House Ear Clinic)

¿Cuándo es el mejor momento para considerar la colocación de un implante?

El ABI se coloca al momento de la extracción del tumor en el nervio auditivo, existen casos extraños en los que puede colocarse sin que se quite el tumor, pero nosotros recomendamos que se realice en conjunto con la cirugía de extracción del tumor, incluso si aún hay audición en el otro lado. Esto le da oportunidad al paciente de usar el implante mientras aún tiene audición en el otro oído.

(Para leer la entrevista completa, haz clic en el siguiente enlace: http://www.amandos.org/entrevistas/derald-brackmann-otoneurocirujano.html)

Anuncios

Historia 3 – Cuando el mundo enmudece (Florencia Sarratea)

Hasta hace unos años, no hablaba de la NF2. No por negación, sino porque siempre la tomé como algo que no tenía nada para destacar. Yo pensaba que “lo máximo” que podía pasarme por esta enfermedad era quedarme sorda. Luego, empecé a tener más complicaciones…

(Para leer la historia completa, haz clic en el siguiente enlace: http://www.amandos.org/quienes-somos/generica/florencia-sarratea.html)

Historia 2 – Los caminos de la vida (Feliciano Mendoza Sánchez)

Esta es mi historia. Tengo 27 años, dos hijos (una niña de 7 y un niño de 6) y padezco NF2.
Nací en México. Soy originario del Estado de Oaxaca y me he criado en la región en la que se habla la lengua chatino. Mi padre falleció cuando yo tenía 3 años y, por ello, la que me cuidó siempre fue solo mi madre.
De pequeño, me sentía diferente, los otros niños se burlaban de mí en la escuela y me ponían apodos. Tenía dos grandes “bolas” –ahora sé que aquellas bolas se llamaban neurinomas– en la panza…

(Para leer la historia completa, haz clic en el siguiente enlace: http://www.amandos.org/…/gen…/feliciano-mendoza-sanchez.html)

Historia 1 – Tus labios se mueven (Ana Varco)

Mi historia es simple y sencilla, no ha pasado mucho, pero como me gusta escribir y, sobre todo, hablar de mí misma, jajajaja, acá se las dejo.
Empecemos por el principio. Tenía 18 años cuando, de repente, un día comencé a oír mal. Escuchaba perfecto los sonidos, pero no entendía las palabras cuando la gente me hablaba, como dice la canción, “Your lips move but I can’t hear what you’re saying” [1]. Primero, fui a atenderme a una salita de primeros auxilios, me hicieron estudios y me dijeron que fuera al hospital, allí me hicieron otros estudios y como no encontraron nada…

(Para leer la historia completa, haz clic en el siguiente enlace: http://amandos.org/quienes-somos/generica/generica.html )