Historia 14 – Pequeños grandes milagros (Jessica Barrios)

Siempre supe que tenía NF2, porque es una enfermedad hereditaria y la tenía mi mamá, Adriana, quien falleció cuando yo tenía 1 año por la complicación de su estado de salud debido a la gravedad de su caso. Por eso, nací por cesárea…

 

(Para leer la historia completa, haz clic en el siguiente enlace: http://www.amandos.org/quienes-somos/generica/jessica-barrios.html)

 

 

Un fármaco huérfano para el tratamiento de pacientes con NF2

(13/9/16 – Branford, Connecticut, por GLOBE NEWSWIRE) – BioXcel, una compañía biofarmacéutica privada con sede en Connecticut, anunció hoy que la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA) le ha otorgado la designación de fármaco huérfano para BXCL101 en el tratamiento de la neurofibromatosis tipo 2 (NF2), una enfermedad huérfana con una significativa necesidad médica no cubierta. BXCL101 es la primera y única terapia sistémica que está siendo desarrollada para eliminar las lesiones existentes y prevenir la formación de nuevas lesiones orientada al mecanismo molecular de la fisiopatología de la NF2.

BXCL101 es una versión de un fármaco aprobado, el bortezomib, adaptado para su uso crónico en pacientes con NF2 tanto con un novedoso régimen de dosificación como con el criterio de prestación. La NF2 es una enfermedad rara asociada con trastornos neurológicos y alteraciones oftalmológicas causadas por tumores benignos del cerebro, la médula espinal y los nervios periféricos. BXCL101 es el primer candidato a fármaco descubierto por el uso de la plataforma BioXcel al que se le concede el estatus de medicamento huérfano por la FDA. BioXcel está avanzando el desarrollo clínico de BXCL101 y está explorando oportunidades de asociación a nivel mundial.

“La designación de fármaco huérfano de la Oficina de Desarrollo de Productos Huérfanos de la FDA (FDA’s Office of Orphan Products Development: OPDO) es un hito importante para BioXcel. Además, proporciona una validación de regulación crucial de nuestro modelo de negocio, para identificar candidatos clínicos que abordan áreas de alta necesidad médica no cubierta, e ir rápidamente hacia ensayos clínicos confirmatorios”, dijo el Dr. Vimal D. Mehta, CEO y presidente de BioXcel.

“BXCL101 representa una solución única para hacer frente a esta enfermedad rara y debilitante, cuyo tratamiento de referencia actual no es suficiente para satisfacer las necesidades del paciente”, agregó el Dr. Krishnan Nandabalan, presidente y CSO de BioXcel. “Creemos que BXCL101 tiene el potencial de mejorar significativamente la vida de los pacientes con NF2 y esperamos avanzar en su desarrollo, así como en el crecimiento de nuestra cartera terapéutica con fármacos candidatos adicionales”, expresó.

En virtud de la Ley de Medicamentos Huérfanos de EE.UU., la Oficina de Desarrollo de Productos Huérfanos de la FDA proporciona el estado y los incentivos especiales para fomentar el desarrollo de fármacos para enfermedades que afectan a menos de 200.000 personas en dicho país. Esta designación hace que BXCL101 sea elegible para un período de exclusividad de comercialización de siete años. Además, se ofrecen ciertos incentivos, incluidas las subvenciones federales, la consulta a las prioridades establecidas por la FDA en estudios clínicos, los créditos fiscales y una renuncia a las tasas de presentación PDUFA. La designación de medicamento huérfano no altera la norma reguladora ni los requisitos, plazos y procedimiento en la obtención de la aprobación de comercialización. La seguridad y eficacia de un medicamento deben establecerse mediante estudios adecuados y bien controlados.

Sobre BXCL101

BXCL101 es un inhibidor reversible de la actividad de tipo quimotripsina del proteasoma 26S en células de mamífero. El proteasoma 26S es un gran complejo de proteína que degrada las proteínas ubiquitinadas. Al revertir los efectos moleculares de m-NF-2, se espera que BXCL101 pueda impactar sobre las lesiones de schwannomas y meningiomas, que son los responsables de los aspectos debilitantes de la NF2. La Plataforma BioXcel de R&D, impulsada por la inteligencia artificial patentada y grandes algoritmos de datos, dejó al descubierto la compleja relación entre NF-2 y la ruta de ubiquitinación, lo cual fue confirmado por estudios preclínicos y los datos preliminares en humanos.

 

Artículo original en inglés: http://www.einnews.com/pr_news/344530804/bioxcel-s-bxcl101-receives-orphan-drug-designation-from-the-u-s-fda-for-the-treatment-of-patients-with-neurofibromatosis-type-2-nf2

 

Versión en español: Ana Varco para AMANDOS

Historia 13 – Imaginar es querer, querer es poder (Tamara Díaz Listán)

Todo comenzó hace trece años, en el cambio de niña a adulta. Empecé a hablar afónica y el párpado izquierdo se me cayó un poquito; entonces, fui al otorrinolaringólogo, y él me mandó a un logopeda. Después de unos meses de logopeda, todo iba igual, ningún tipo de mejoría. Entonces…

(Para leer la historia completa, haz clic en el siguiente enlace: http://www.amandos.org/quienes-somos/generica/tamara.html)

 

Historia 12 – Perfectos cromosomas (Caro)

Cuando empezamos a conocernos más profundamente, me contó de su enfermedad, de todo lo que implicaba. En todo lo que la complicaba para su vida diaria, para el trabajo. Acababa de recuperarse de una operación en la cabeza, y se había quedado totalmente sorda…

(Para leer la historia completa, haz clic en el siguiente enlace: http://www.amandos.org/quienes-somos/generica/caro.html)

Secreciones tóxicas provenientes de schwannomas vestibulares dañan el oído interno

Investigadores descubren un nuevo modo por el que el schwannoma vestibular provoca pérdida auditiva, lo que introduce una novedosa dirección para el tratamiento.

(22/12/15 – Boston, Massachusetts, Estados Unidos) – Un nuevo estudio en Massachusetts Eye and Ear muestra que en algunos casos el schwannoma vestibular, un tumor a veces letal asociado a menudo con la NF2, posee secreciones tumorales que contienen moléculas tóxicas que dañan el oído interno. Los hallazgos, publicados online en Scientific Reports, explican por qué algunos schwannomas vestibulares provocan pérdida de la audición a pesar de que no son lo suficientemente grandes como para comprimir las estructuras cercanas que controlan la audición.

“Lo que está escrito en los libros de texto es que estos tumores causan pérdida de audición por el crecimiento hasta el punto de compresión del nervio auditivo”, dijo la autora principal, Konstantina M. Stankovic, cirujana otológica e investigadora en Mass. Eye and Ear. “Sabíamos que no podía ser tan simple como eso, porque hay grandes tumores que no causan pérdida de audición, y más pequeños que sí lo hacen”, agregó.

Los investigadores también identificaron el factor TNFa, un compuesto tóxico que se ha implicado en otras formas de pérdida auditiva, como una molécula tóxica causal en las secreciones de schwannomas vestibulares humanos. Cuando aplicaron dichas secreciones directamente a una cóclea de ratón, encontraron que el grado de daño celular se correlaciona con la severidad de la pérdida de audición en seres humanos.

La pérdida de audición es, a menudo, el primer signo de un schwannoma vestibular. También denominados “neuromas” o “neurinomas acústicos”, los schwannomas vestibulares crecen a partir de las células de Schwann del nervio vestibular (equilibrio) en el oído interno y representan el cuarto tumor intracraneal más común. Aunque el schwannoma vestibular es un sello distintivo de la NF2, un trastorno genético que causa el crecimiento de tumores en el sistema nervioso, los tumores, comúnmente, ocurren esporádicamente.

Aunque histológicamente no son malignos, los schwannomas vestibulares crecen en tamaño y pueden dañar las estructuras cercanas y llevar a la muerte mediante la compresión del tronco cerebral. Al comprimir los nervios en el conducto auditivo interno, los tumores pueden causar disfunción vestibular, parálisis del nervio facial y pérdida auditiva neurosensorial.

Actualmente, los pacientes con schwannomas vestibulares sintomáticos o en crecimiento pueden someterse a resección quirúrgica o radioterapia; sin embargo, ambos procedimientos pueden resultar en complicaciones serias.

Los hallazgos introducen una segunda forma en la que los tumores pueden causar pérdida de audición neurosensorial, que es mediante la secreción de moléculas tóxicas, incluyendo TNFa. Los autores tienen la esperanza de que nuevas terapias pueden ser desarrolladas, porque no se conocen maneras de inhibir la producción de TNFa.

“Debido a que estos son histológicamente tumores no malignos, no deben ser eliminados o irradiados, mientras que no estén creciendo. Sin embargo, la audición puede seguir disminuyendo incluso en pacientes con tumores sin crecimiento”, dijo Stankovic. “Nuestros hallazgos sugieren que puede haber una forma farmacológica para mantener la audición en algunos pacientes con schwannoma vestibular”, concluyó.

 

 Artículo original en inglés disponible en:

http://www.masseyeandear.org/news/press-releases/2015/12/toxic-secretions-from-intracranial-tumor-damage-the-inner-ear

Versión en español: Ana Varco para AMANDOS

¿Cómo funciona la terapia génica, este sistema que avanza para curar enfermedades?

(17/11/15, por Rita Zilhão, Facultad de Ciencias de Lisboa, Portugal) – En 1989 fue, con aprobación oficial, realizada la primera transferencia de genes en humanos. Desde entonces, han sido desarrolladas estrategias de transferencia de genes “saludables” hacia individuos afectados por enfermedades resultantes de alteraciones en las secuencias de los genes –mutaciones– como una tentativa de corrección de los daños causados en los genes mutados. Este proceso de cura mediante transferencia de genes se llama terapia génica. Así, en unos casos, para sustituir el efecto de la mutación, basta suministrar a las células una copia adicional, idéntica a la del gen mutado, pero que no contenga la mutación. En otros, sin embargo, si el producto del gen mutado es de alguna manera perjudicial para la célula, solo su remoción y sustitución por una copia sana resolverá el daño causado. Fue por esta cuestión de sustitución de un gen por otro que los científicos descubrieron que un sistema de defensa inmunológico adaptativo, que sucede de modo natural en bacterias, puede ser utilizado para modificar de un modo altamente específico genomas de organismos más desarrollados, como los mamíferos. El sistema, y esto va solo para su conocimiento y entretenimiento, se llama Clustered, regularly-interspaced, short palindromic repeats. Fácil, ¿no? Pero ya existe su acrónimo, y ese sí es muy fácil: CRISPR/Cas9.

De una manera muy sencilla, el sistema CRISPR posee esencialmente tres partes: una enzima –Cas9- que posee la particularidad de escindir las dos cadenas de moléculas de ADN, pero lo hace de modo específico, es decir, que corta una secuencia específica. ¿Cómo es que la enzima reconoce la referida secuencia? Porque en el sistema hay un segundo componente, una molécula de ARN que actúa como liga para guiar la ubicación específica en la que el corte debe llevarse a cabo. Le indica así a Cas9 dónde actuar. Por este motivo, se llama Guía de ARN (gRNA). Ahora, imagine que la molécula de ARN se ha diseñado a propósito para que el corte se produzca en la ubicación de la mutación que da lugar a la enfermedad. Sucede una interferencia con el gen endógeno mutado, que lleva a su corte por Cas9 y la célula no podrá sobrevivir. ¿Asunto resuelto? No, porque el objetivo no es matar las células. El objetivo es que las células obtengan el gen saludable. Aquí entra entonces en acción el tercer componente, que corresponde a la molécula de ADN que contiene el gen sano y que se espera que sustituya la secuencia de ADN correspondiente al gen mutado. ¿Cómo es esto posible? Porque la gran mayoría de los seres vivos –de modo más o de modo menos eficiente, según el caso– tienen la capacidad de intercambiar pedazos de ADN entre sí, siempre que contengan cierta homología entre ellos (semejanza, relativa a los nucleótidos que componen las moléculas de ADN). Esto se denomina recombinación homóloga. De acuerdo, vamos entonces a unir las piezas del rompecabezas: la porción de ADN que contiene el gen sano (el tercer componente) se recombina con el gen mutado, con el que mantiene muchas secuencias homólogas y se integra en el ADN genómico sustituyéndolo. Pero mientras que el gen mutado está sujeto a la interferencia arriba referida (gRNA + corte por Cas9), porque el gRNA es específico de la secuencia del gen mutado, el gen saludable, por su parte, que no posee la secuencia con la mutación, no es reconocido por el gRNA y, como tal, no es asimilado para ser cortado. Luego, las células en las que ocurrió la integración en el genoma del gen sano van no solo a sobrevivir, sino también a ¡ser sanas! ¡Uf! Espero haber logrado explicar…

Son innumerables las publicaciones en revistas científicas importantes en las que es bien evidente cómo ha sido la evolución de esta tecnología y de otros procesos celulares que han tenido aplicación en procedimientos que conducirían a la cura de enfermedades genéticas, como la fibrosis quística (FQ) y la distrofia muscular de Duchenne (DMD). Pese a que la metodología CRISPR tiene incontables aplicaciones, es indiscutible su contribución para la terapia génica que, a su ritmo, va dando sus pasos y haciéndose cada vez más una realidad concreta.

 

Artículo original en portugués disponible en: https://cientistasdescobriramque.wordpress.com/2015/11/17/mais-um-passo-em-frente-na-cura-de-doencas-por-terapia-genica-o-sistema-crispr/

Versión en español: Ana Varco para AMANDOS