Células madre para tratar lesiones medulares

(13/8/15) – Investigadores del Rush University Medical Center están explorando una nueva terapia que utiliza células madre para tratar los daños de la médula espinal durante los primeros catorce a treinta días de producida la lesión. Este centro médico es el segundo en los Estados Unidos que actualmente se halla estudiando este nuevo enfoque.

La terapia utiliza una población de células derivadas de células madre embrionarias que contienen células progenitoras que apoyan a las células nerviosas y potencialmente podrían hacer que se mejorara un pobre funcionamiento de los nervios.

“Actualmente no existen terapias que reviertan de forma satisfactoria el perjuicio que se ve en más de doce mil individuos que, por año, sufren un daño en el cordón espinal, y esto solo en los Estados Unidos”, dijo el Dr. Richard G. Fessler, profesor de neurocirugía en el Rush University Medical Center y principal investigador para la fase I del ensayo clínico, que involucra AST-OPC1 (células progenitoras de oligodendrocitos). Se estima que 1,3 millones de estadounidenses viven con una lesión en la médula espinal.

“Estas lesiones pueden ser devastadoras y provocar, además, daños emocionales, pero ahora hay una esperanza. Esta es una nueva era, en la que somos capaces de probar si una dosis de células madre directamente en el sitio de la lesión puede tener un impacto en la función sensorial o motriz”, dijo Fessler. “Si pudiéramos generar incluso un modesto aumento en la función motora o sensorial, esto podría resultar en un significativo incremento en la calidad de vida”, agregó.

El ensayo clínico está diseñado para evaluar la seguridad y la actividad de una escalada de dosis de las células especiales (AST-OPC1) para las personas con una lesión completa en la región cervical de la médula espinal. Hasta el momento, un individuo ha sido inscripto en el estudio. “El procedimiento quirúrgico para inyectar AST-OPC1 funcionó muy bien y no hubo complicaciones intraoperatorias”, explicó Fessler.

El ensayo consiste en pruebas de tres dosis crecientes de AST-OPC1 en pacientes con una subaguda (en las vértebras C5-C7) lesión de la médula espinal cervical. Estos individuos han perdido, esencialmente, toda sensación y movimiento por debajo de donde se sitúa la lesión, con parálisis severa de las extremidades superiores e inferiores. AST-OPC1 se administra de catorce a treinta días después de la lesión. Los pacientes serán seguidos mediante exámenes neurológicos y métodos de imagen para evaluar la seguridad y la actividad del producto.

“En el futuro, este tratamiento podrá ser usado para el daño de los nervios periféricos u otras condiciones que afectan el cordón espinal, tales como la esclerosis múltiple o la esclerosis lateral amiotrófica”, explicó Fessler.

Para que esta terapia funcione, el cordón espinal tiene que estar en continuidad y no roto, de acuerdo con las afirmaciones de Fessler. El estudio busca pacientes hombres y mujeres de entre 18 y 65 años que recientemente sufrieran una lesión en la médula espinal cervical, en el cuello, que resultara en tetraplejia, la parálisis parcial o total de los brazos, piernas y torso. Los pacientes deben ser capaces de iniciar el cribado dentro de los veinticinco días de su lesión y de participar en un procedimiento quirúrgico electivo para inyectar AST-OPC1 de catorce a treinta días después de ella. Los participantes también deben ser capaces de dar su consentimiento y comprometerse a un estudio de seguimiento a largo plazo.

Artículo original en inglés: http://medicalxpress.com/news/2015-08-regenerating-nerve-tissue-spinal-cord.html

Versión en español: Ana Varco para AMANDOS

Un posible tratamiento para el dolor neuropático

(23/6/15) – Un tratamiento farmacológico que imita el efecto de una variante genética podría reducir la hipersensibilidad al dolor en los pacientes con condiciones patológicas que conllevan dolor neuropático (producido por lesiones o alteraciones crónicas en las vías nerviosas), sin afectar a su capacidad de percibir el dolor nociceptivo (producido por estímulos que lesionan órganos somáticos o viscerales), necesaria para evitar daños que afecten a la integridad física.

En el 2006, un grupo de investigadores dirigido por Clifford Woolf y Michael Costigan identificaba variantes genéticas en el gen GCH1 que disminuían el riesgo a desarrollar dolor crónico en las personas que las portaran. GCH1 codifica para la enzima GTP ciclohidrolasa, cuya actividad regula de forma limitante la producción de BH4, un modulador del dolor inflamatorio y neuropático (su expresión se eleva tras la inflamación de los nervios periféricos). Así, las variantes genéticas en GCH1 disminuían la sensibilidad al dolor a través de la inhibición de la producción de BH4. Sin embargo, los mecanismos de funcionamiento de dichas variantes o el papel de BH4 en el proceso no fueron caracterizados en profundidad.

Ahora, casi diez años después, el equipo de Woolf acaba de publicar un trabajo en el que validan la participación de la ruta molecular de síntesis de BH4 en la hipersensibilidad al dolor neuropático y al inflamatorio, e identifican una diana en la ruta para reducir los niveles de producción de BH4 –y, por tanto, la hipersensibilidad al dolor– por métodos farmacológicos, sin ocasionar efectos secundarios adversos.

Utilizando un modelo de ratón, los investigadores observaron que tras producirse un daño nervioso, GCH1 se expresa en las células cercanas a la región dañada. En dicho modelo, el aumento de la expresión tanto de GCH1, como de BH4 en las células que expresan GCH1, por métodos genéticos, aumentaba la sensibilidad al dolor, confirmando la relación de ambos componentes con dicho rasgo. Los investigadores descubrieron que las células responsables de aumentar la sensibilidad al dolor neuropático e inflamatorio son las células sensoriales y plantearon que el bloqueo de BH4 en estas células podría aliviar el dolor. Entonces, mediante diferentes análisis genéticos y farmacológicos de los diferentes componentes de la ruta molecular, encontraron que la inhibición de la sepiapterina reductasa (SPR), última enzima de la cascada de producción de BH4, reducía la sensibilidad al dolor neuropático.

En la actualidad, los tratamientos farmacológicos para el dolor neuropático muestran una eficacia relativa en menos del 50% de los pacientes, además de provocar diferentes efectos secundarios. Los resultados obtenidos en el trabajo proporcionan una nueva terapia potencial que únicamente actúa en las neuronas sensoriales dañadas y en los macrófagos activados, lo que previene la aparición de efectos secundarios elevados. Además, tal y como concluyen los autores, los datos obtenidos muestran cómo se puede utilizar la genética humana para descubrir una ruta molecular implicada en una enfermedad y entonces, mediante estudios preclínicos en animales modelo, identificar el miembro de la ruta más apropiado para utilizarlo como diana para el desarrollo de fármacos para la enfermedad.

“La mayor parte de las medicaciones que han sido probadas en la última década han fallado en los ensayos clínicos en fase II de humanos, a pesar de funcionar bien en los modelos animales”, indica Clifford Woolf, uno de los directores del trabajo. “Aquí, hemos utilizado resultados genéticos obtenidos en humanos para guiar nuestra búsqueda desde el principio. Nuestros resultados sugieren que la inhibición de SPR es una aproximación viable para reducir la hipersensibilidad clínica al dolor. También prueba que la genética humana nos puede dirigir a nuevas rutas moleculares implicadas en enfermedades que podemos probar de forma mecanística en modelos animales”, agregó.

Entre las condiciones que podrían verse beneficiadas con el tratamiento, todavía en fase preclínica, según lo sugerido en el trabajo, se incluyen aquellas que cursan con dolor crónico, como la neuropatía diabética y la neuralgia posherpética, o con inflamación crónica, como la artritis reumatoide.

Fuente:

Tolosa, A. (2015) Un tratamiento potencial para el dolor neuropático: de la genética a la aplicación clínica, Genética Médica News

Disponible en: http://revistageneticamedica.com/2015/06/23/dolor-neuropatico-genetica-clinica/

Versión para AMANDOS: Florencia Sarratea

Investigadores encuentran que un tipo de antinflamatorio detiene el crecimiento de los schwannomas vestibulares

30/1/15 Boston, Massachusetts (Estados Unidos) – Investigadores del Hospital del Ojo y el Oído de Massachusetts (asociado a la Escuela de Medicina de Harvard) y del Programa de Biociencia y Tecnología para el Habla y el Oído (de dicha escuela) han demostrado que los salicilatos, una clase de drogas antinflamatorias no esteroides (NSAIDs), disminuyen la proliferación y la viabilidad de células cultivadas de schwannomas vestibulares, tumores intracraneales que provocan pérdida de audición y tinnitus.

“Estos datos preclínicos basados en el cultivo primario de células de schwannoma vestibular, combinados con nuestro trabajo anteriormente publicado sobre la ingesta de aspirina en correlación con el crecimiento detenido del schwannoma vestibular (también conocido como neurinoma o neuroma del acústico), propiciarán futuros ensayos clínicos”, dijo Konstantina Stankovic, médica, miembro del Colegio de Cirujanos de Estados Unidos e investigadora principal en el laboratorio Eaton-Peabody en Massachusetts, que condujo la investigación. La Dra. Stankovic es además profesora asistente de Otología y Laringología en la Escuela de Medicina de Harvard. Otros autores son sus alumnos: los Dres. Sonam Dilwali, Shyan-Yuan Kao, Takeshi Fujita y Lukas D. Landegger.

El schwannoma vestibular es el tumor más común del ángulo pontocerebeloso y el cuarto tumor intracraneal más frecuente. Aunque los schwannomas vestibulares son histológicamente benignos, pueden conducir a un alto índice de morbilidad, incluyendo la pérdida auditiva neurosensorial, la disfunción vestibular y la parálisis del nervio facial. Los grandes schwannomas pueden causar parálisis adicional en otros nervios craneales, la compresión del tronco cerebral y la muerte, según escriben los autores.

Actualmente, los pacientes con schwannomas vestibulares sintomáticos o en crecimiento pueden someterse a una resección quirúrgica o radioterapia. Ambos procedimientos pueden dar lugar a complicaciones graves. Las terapias eficaces con medicamentos que limiten el crecimiento de estos tumores serían un enorme avance en el cuidado de la salud de los pacientes.

Los salicilatos se muestran atractivos como terapia debido a que son clínicamente relevantes, bien tolerados y comúnmente utilizados en contra de patologías tales como el dolor y la artritis. Además, en algunos casos, la ingesta crónica de salicilatos ha llevado a una reducción significativa en la incidencia y la carga de diversos tumores, como el cáncer colorrectal.

“En nuestro estudio, nos centramos en los salicilatos debido a que un mecanismo de su acción es la inhibición de la ciclooxigenasa 2 (COX-2) y un estudio previo reportó que la expresión inmunohistoquímica de la COX-2 estaba correlacionada con la tasa de crecimiento del schwannoma vestibular. Se evaluó la eficacia de tres salicilatos diferentes contra el schwannoma vestibular: aspirina, salicilato de sodio (NaSal) y el ácido 5-aminosalicílico (5-ASA)”, explicó la Dra. Stankovic.

El equipo encontró COX-2 expresado de forma abrumadora en schwannomas vestibulares humanos y en células primarias de schwannoma vestibular humano en comparación con las muestras nerviosas humanas de control y con las células primarias de Schwann (SCs), respectivamente. Además, los niveles de prostaglandina E2, el producto enzimático de la COX-2, se correlacionaron con el nivel de proliferación de los schwannomas vestibulares primarios, cuyos cultivos se analizaron tras ser tratados con aspirina, NaSal o 5-ASA. Estos fármacos disminuyeron la proliferación y la viabilidad de las células de schwannoma vestibular sin aumentar la muerte celular o afectar a las células de Schwann sanas. El efecto citostático de la aspirina in vitro fue concordante con la constatación clínica anterior de la Dra. Stankovic: que los pacientes con schwannoma vestibular que toman aspirina muestran un crecimiento tumoral reducido.

“Sobre todo, este trabajo sugiere que la COX-2 es clave para la proliferación y la supervivencia celular del schwannoma vestibular y pone de relieve a los salicilatos como una prometedora farmacoterapia en contra de los schwannomas vestibulares”, concluyen los autores.

Fuente:

HealthCanal, (2015) Researchers Find Salicylates, a Class of NSAIDs, Stop Growth of Vestibular Schwannomas

Disponible en:

http://www.healthcanal.com/ear-nose-throat/59743-researchers-find-salicylates-a-class-of-nsaids-stop-growth-of-vestibular-schwannomas.html

Versión en español: Ana Varco para AMANDOS

El artesunato induce la muerte celular en las células de Schwann

El 16 de octubre del 2014 se publicó un estudio que acerca a los afectados de neurofibromatosis tipo 2 (NF2) a la posibilidad de un tratamiento farmacológico. Sintetizamos a continuación dicho estudio.

Ya establecidos como una potente medicina antimalaria, los medicamentos basados en la artemisinina (también, artesunato o ART) han sugerido que esta tiene actividad antitumoral sobre algunos tipos de tumores. Se muestra aquí que el ART induce efectivamente la muerte celular en las células “schwannoma RT4” (células obtenidas de modelos de ratones) y “células primarias humanas de schwannomas” (células humanas de Schwann, reproducidas en laboratorio).
Los datos indican por primera vez que la muerte celular inducida por el ART es dependiente en gran medida de la necroptosis (forma de daño celular que da lugar a la prematura muerte de las células). Los datos en células de schwannomas humanos también muestran que el ART puede ser combinado con la cloroquina (otra droga antimalaria) para así potenciar el proceso de muerte celular. Por lo tanto, este estudio sugiere que los medicamentos basados en la artemisinina pueden utilizarse en ciertos tumores en los que la necroptosis es posible y que los medicamentos pueden actuar en correlación con otros inductores o inhibidores de la apoptosis (muerte celular programada provocada por las células mismas, con el fin de autocontrolar su desarrollo y crecimiento) para mejorar su actividad antitumor.
El ART ha sido bien documentado en su seguridad farmacológica y en la eficacia en la terapia contra la malaria, y está siendo un atractivo candidato a fármaco en la lucha contra distintos cánceres debido a su toxicidad, selectiva para las células cancerosas y baja para las células normales. Estudios anteriores han demostrado que el ART tiene capacidad antitumoral significativa y efectos antiangiogénesis (proceso que evita la formación de nuevos vasos sanguíneos, que es la manera de la que obtienen alimento y oxigeno las células).
Un grupo bien definido de los tumores de bajo grado (schwannomas, meningiomas y ependimomas) son los que tienen deficiencia de merlina y se han utilizado como modelo de tumores para este estudio. Además, hay mutaciones del gen NF2 que se encuentran en cánceres como el de mama o el mesotelioma. Sin embargo, los tumores de bajo grado no responden bien a los medicamentos contra el cáncer y su tratamiento se limita a la cirugía y radiocirugía. Esta es la causa de la necesidad de un procedimiento farmacológico contra la NF2.
Los datos demuestran también que la terapia antirretroviral (conjunto de tres o cuatro fármacos utilizados en simultáneo en la terapia contra ciertas infecciones) es eficaz en la inducción de la muerte en células “schwannoma RT4” y en “células primarias humanas de schwannomas”.
Los resultados del estudio son importantes porque nos podrían llevar a comprender cómo la eficacia del ART puede variar en diferentes tipos de células.
La artemisinina como bien conocido medicamento de primera línea contra la malaria ha demostrado ser clínicamente seguro. Por lo tanto, este estudio pone de manifiesto una nueva implicación terapéutica en lo que se refiere a drogas contra la NF2, así como contra otros tumores de cáncer.

Traducción y adaptación: Leonardo Cavacna y Ana Varco para AMANDOS

Artículo original en inglés:

Cell Death and Disease, (2014) 5, e1466; doi:10.1038/cddis.2014.434
Published online 16 October 2014
Disponible en: http://www.nature.com/cddis/journal/v5/n10/full/cddis2014434a.html

Efectos del Bevacizumab en el tamaño de Schwannomas Vestibulares en pacientes con Neurofibromatosis tipo 2

25/11/14. Las características más distintivas de la Neurofibromatosis tipo 2 son los tumores denominados schwannomas vestibulares bilaterales y la pérdida de audición en quienes los padecen. El factor de crecimiento endotelial, nivel de expresión vascular en la NF2, se correlaciona con la tasa de crecimiento del tumor. Se demostró que el bevacizumab, un anticuerpo de unión al factor de crecimiento endotelial, induce la reducción del tumor y mejora la audición. Se revisaron retrospectivamente el efecto del bevacizumab en la audición y el tamaño del schwannoma en 12 pacientes portadores de NF2. Bevacizumab de 10 mg/kg se administró por vía intravenosa cada 2 semanas por un período de 6 meses; mientras que bevacizumab de 15 mg/kg se administró cada 3 semanas. Los pacientes fueron evaluados con audiometrías, exámenes de RM y controles clínicos constantes. La respuesta radiológica fue una reducción del 20% o más en el tamaño de los schwannomas vestibulares. Un total de 398 tratamientos se administraron y la duración media de la terapia fue de 22 meses. Se observó una respuesta radiológica (- 20% reducción de tumor), en 7 de cada 18 tumores (39%) en 6 de los 12 pacientes (50%). Las respuestas radiológicas sostenidas se mantuvieron en 6 tumores (33%) durante más de 2 meses. Tres pacientes mejoraron de manera significativa su audición y 5 pacientes informaron un beneficio subjetivo de los síntomas neurológicos, incluyendo la mejora de la audición. La toxicidad del tratamiento fue en general manejable; sin embargo, un paciente falleció producto de una hemorragia cerebral que fue posiblemente relacionada con el tratamiento. En conclusión, el bevacizumab mejoró la audición y redujo el tamaño de los schwannomas vestibulares en algunos pacientes con NF2 progresiva, lo que corrobora los resultados anteriores; pero el riesgo de efectos secundarios debe ser cuidadosamente considerado y discutido con los destinatarios del tratamiento.

Fuente:PubliMed, Alanin, M.C., Klausen, C., Caye-Thomasen, P., Thomsen, C., Fugleholm, K., Poulsgaard, L., Lassen, U., Mau-Sorensen, M., Hofland. K.F. (2014) The effect of bevacizumab on vestibular schwannoma tumour size and hearing in patients with neurofibromatosis type 2

Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25421643

Versión en español: Pamela Portiño para AMANDOS

Nuevos medicamentos para evitar lubricar el ojo constantemente

Las lesiones del nervio facial, que son muy comunes en las personas con NF2, pueden provocar que el ojo se seque y, por eso, es necesario lubricarlo constantemente. Incluso, en algunos casos se realizan intervenciones quirúrgicas que permitan resguardar la córnea, cuyo daño permanente genera graves problemas de visión. La frecuencia en la administración de gotas y geles obedece a la rápida eliminación de los productos desde la superficie ocular a través del sistema de drenaje lagrimal.

ojo-sano

Un grupo de científicos está investigando un sistema de administración de fármacos que consiste en nanopartículas mucoadhesivas que puedan permanecer por más tiempo en la superficie del ojo y unirse a la vista en sí misma. Las propiedades mucoadhesivas mejoradas se lograron mediante la funcionalidad de estas partículas microscópicas.

La investigación explora en animales la eficacia terapéutica respecto de la reducción de la frecuencia de uso de lubricantes a partir de la administración de nanopartículas y los estudios indican que, a largo plazo, se pueden reducir de esta manera significativamente los daños que produce el síndrome de ojo seco.

Fuentes:

Davila, L. (2014) Nanopartycle dry eye treatment

Disponible en: http://nf2is.org/news/nanoparticle_dry_eye_treatment.php

Liu, S., Chang, C.N., Verma, M.S., Hileeto, D., Muntz, A., Srahl, U., Woods, J., Jones, L.W., Gu, F.X. (2014) Phenylbronic acid modified mucoadhesive nanoparticle drug carriers facilitate weekly treatment of experimentally induced dry eye syndrome

Disponible en: http://link.springer.com/article/10.1007%2Fs12274-014-0547-3

Artículo escrito por: Florencia Sarratea

La Cirugía como Tratamiento de la Neurofibromatosis 2

Diversos aspectos de las operaciones quirúrgicas en la Neurofibromatosis 2

Una operación quirúrgica para eliminar un tumor cerebral o de la columna vertebral, para aliviar la compresión del cerebro o médula espinal, no está exenta de riesgos.

Mientras que los tumores de crecimiento lento dan al cuerpo tiempo para tratar de adaptarse y ajustarse, el crecimiento continuo se convierte en un problema cuando la carga tumoral provoca mucha presión intracraneal o detiene el flujo de fluido cerebroespinal-(CSF) . Cuando un tumor o tumores múltiples dan lugar a cualquiera de los dos, la masa total del tumor es potencialmente mortal y la actuación quirúrgica se hace necesaria a pesar de los riesgos de los efectos secundarios probables.

1. Descompresión

Descompresión, también conocida como la resección, es actualmente el medio más eficaz de gestión del tumor para NF2 en este momento.

Opciones de gestión de la lesión

Con la cirugía de descompresión, hay dos opciones:
1.La escisión: extracción completa de un tumor

La escisión, la extirpación completa, es la opción ideal cuando sea posible. Garantiza que no habría que actuar de nuevo en ese tumor, salvo que por diferentes razones volviera a surgir en el mismo lugar.

2.Citorreducción: La eliminación de parte de un tumor o de la mayor parte de la masa tumoral.

Hay diferentes tipos de tumores, pero los tumores Schwannoma crecen como una parte del nervio, y la eliminación completa de estos tumores pueden causar daño a un nervio vital. Si un tumor es lo suficientemente grande, la eliminación parcial puede aliviar la presión y así eliminar los síntomas de forma inmediata. Sin embargo, tras esta intervención normalmente el tumor vuelve a crecer y no hay manera de saber a qué ritmo. Es importante entender que los nervios craneales no se reparan como otros nervios de nuestro cuerpo.
Las preocupaciones de descompresión son las Cicatrices gliales

En un intento para que el cuerpo sane, cada cirugía resultará en cicatrices gliales. Esta acumulación de células dañadas en el cerebro con el tiempo puede provocar convulsiones.

II. Métodos de eliminación
1.Craneotomía: Cuando el hueso del cráneo se retira temporalmente de acceder al tumor en el cerebro.
2.Cirugía endoscópica: Algunas áreas en el cerebro que antes eran lugares inoperables, ahora se puede acceder de forma más fácil y segura a través de las fosas nasales o los ojos. Estos métodos de extirpación del tumor se pueden utilizar para disminuir el tiempo de operación, son tratamientos mínimamente invasivos y, por lo tanto resultar en cirugías más seguras.

Fuente original: nf2is.org